¿Qué son los hilos tensores?

Si alguna vez has pensado en realizarte un lifting facial, los hilos tensores son uno de los tratamientos más utilizados solos o en combinación con otras técnicas para lograr este lifting. Pueden utilizarse en la mayoría de las personas, tanto para hombres como para mujeres. Se conocen como hilos tensores espiculados, ya que están provistos de pequeñas espículas. Los hilos se enganchan a la dermis y se encargan de tensar la piel. De esta forma conseguimos un efecto de lifting facial, el cual comienza a ser demandado por los pacientes cuando acusan los primeros síntomas de flacidez en su rostro.

Los hilos tensores se fabrican con polidioxanona. Este material, también conocido como PDO, se aplica en cirugía cardíaca y es completamente seguro para el organismo. Actúa de forma muy eficaz, favoreciendo la cohesión de las células. Además, una de sus extraordinarias peculiaridades es que con el tiempo son completamente reabsorbidos.

¿Cómo funcionan los hilos tensores espiculados?

El lifting, también conocido como efecto tensor, es el resultado de aplicar los hilos tensores. Las espículas a lo largo del hilo ayudan a provocar un efecto mecánico inmediato, con resultados visibles desde el momento de su implantación.

Su efecto tensor es mayor que el de los hilos convencionales. Esto se debe a que a medida que se se extienden, van dejando puntos de anclaje en la línea de tensión. Otro de sus grandes beneficios, es que favorecen la producción de colágeno en mayores cantidades de forma natural, debido a la fibrosis que se general entorno a los hilos tensores.

¿En que zonas se aplican los hilos tensores?

A la hora de aplicar los hilos tensores, podemos hacerlo en diversas partes del cuerpo. Sin embargo, la zona más demandada a la hora de realizar este tratamiento es el rostro. Las zonas donde se suelen aplicar con mayor frecuencia los hilos son:

  • En los pómulos, para elevar pómulos y surcos nasolabiales
  • En las mejillas, para elevar las líneas de marioneta
  • Borde de la mandíbula, para mejorar el contorno mandibular
  • En el cuello
  • En la frente, para la elevación de cejas (Foxy Eyes)

Hilos tensores espiculados | Clínicas IMEBA Palma de Mallorca

¿Cómo se aplican los hilos?

A la hora de aplicar los hilos tensores, la técnica varía en cada paciente, dependiendo de la fisionomía o de la propia edad. El primer paso es realizar un diseño previo del tratamiento a realizar. Para ello, se dibuja sobre la piel la dirección de colocación de los hilos tensores. Se procede a anestesiar la zona, utilizando anestesia local inyectable donde se colocarán los hilos. Posteriormente los hilos se aplican usando agujas en la dermis o en la parte del cuerpo elegida.

El especialista encontrará el vector que proporcione mejor efecto a la caída natural de la piel. Siempre usaremos como mínimo dos trayectos en cada vector, o dicho de otra forma, un mínimo de dos hilos. Estos hilos se introducen con una aguja ya enhebrada, y al extraer la aguja por el mismo sitio que entró, los hilos quedan colocados. A continuación estiraremos el pequeño extremo que sobresale haciendo así que la piel se eleve y eliminando los signos de flacidez.

¿Qué efectos proporciona este tratamiento?

Los principales efectos provocados por la aplicación de los hilos tensores, es estirar y sustentar la piel. Como decíamos anteriormente, las espículas se encargan de adherirse a la piel y a su vez se provoca una mayor generación de colágeno, haciendo que la elasticidad de la piel mejore notablemente.

Aunque los hilos tensores no suponen una sustitución completa del lifting, sí que son una alternativa que aporta unos resultados muy satisfactorios a nuestros pacientes. Se consiguen resultados de forma casi inmediata, aunque el resultado final dependerá del área a tratar y de las condiciones particulares de cada persona.

Para poder apreciar los resultados más biológicos (la producción de colágeno), deberemos esperar alrededor de un mes. Es entonces cuando salen a relucir los primeros efectos naturales, obteniendo un resultado más consolidado a los tres meses. La duración de estos efectos está calculada en torno a los doce meses, pese a que los hilos son reabsorbidos al cabo de cuatro meses. La sustitución del hilo por nuevo colágeno generado de forma natural hace que el efecto sea más duradero.

Así mismo, como la mayoría de los tratamientos, la duración de los efectos dependerá de diversos factores, como la genética individual de cada persona, la exposición al sol, la realización de ejercicio, la alimentación, etc. Se recomienda repetir el tratamiento de hilos tensores una vez al año. Al ser un tratamiento poco invasivo, es perfectamente compatible con la vida social.

 


Llama ahora y pide una cita previa para hilos tensores, consulta gratuita.

 ¡Pide tu cita e infórmate!

Tel. +34 971 102 103

Estamos en: Carrer Catalunya, 2 C.P. 07011 Palma de Mallorca

Ven a Clínicas IMEBA®, donde encontrarás los mejores tratamientos de cirugía estética. No se trata sólo de ofrecer los mejores precios, también se trata de disponer de los mejores  médicos y cirujanos, ofrecer un trato cercano y personalizado, y la fiabilidad en todos nuestros tratamientos.

En IMEBA sabemos exactamente lo que es importante para ti.

    Su nombre (requerido)

    Su e-mail (requerido)

    Su numero teléfono (requerido)

    Asunto

    Su mensaje